lunes, 9 de abril de 2007

VIERNES SANTO EN TESORILLO

VIRGEN DE LOS DOLORES

La Virgen de Tesorillo…
la más bonita del mundo.
Rodeada de azahares
en su eterna primavera,
como una Paloma Blanca mensajera,
da alegría y esplendor
a este pueblo tan bonito
que aquí quiso poner Dios.

(Maruja Benítez)

LA SEMANA SANTA EN TESORILLO

es tan nuestra y encierra tanto fervor...

que hasta el menos creyente...
creo que es incapaz de reprimir su admiración.

¡NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES!

¡HERMOSURA SIN IGUAL!

Los naranjos perfuman sus cabellos
con suave fragancia al pasar...

Que el SANTÍSIMO CRISTO DE LA BUENA MUERTE
camina delante sin parar,
roto por el llanto de su Madre
y por el dolor de la humanidad.

Todos somos conscientes que tras esa solemnidad
hay gente que los mueve con trabajo y tenacidad.
Son LOS COSTALEROS
¡Gente de impresionante fuerza!
que ocultan su identidad bajo los varales,
porque en el anonimato llevan la promesa.
..................
¡Con qué elegancia mecen los pasos!
¡Y con qué ímpetu los alzan hacia el Cielo...
arrancando vítores quebrantados a veces,
por la emoción de algún que otro tesorillero!

ENCUENTRO EN LA CALLE LAS TORRES
SANTÍSIMO CRISTO DE LA BUENA MUERTE
(Fotografías de Rafael Alarcón)
..........................
ACRÓSTICO AL CRISTO DE LA BUENA MUERTE

C orona punzante de espinas

R iegan tus cabellos de sangre.

I
nundas mi alma de pena

S
abiendo que sufres por amarme.

T álamo de piedras negras

O ran a la luz de los lares.

--------------------------
D esgarradora se vislumbra tu silueta

E
n las tristes y silenciosas calles.

--------------------------
L a Noche del Viernes Santo,

A hombros de costaleros incansables…

---------------------------
B alanceas tu cuerpo maltrecho

U ngido por la bendición de tu Padre.

E l “quejío” de una saeta

N aciente del dolor de tu Madre,

A
braza el puñal de su pecho…

----------------------------
M
uriendo por pena tan grande.

U na rosa a tus pies encendida

E sparciendo sus pétalos al viento,

R ompe el llanto de mi Pueblo,

T esorilleros que acuden a aclamarte...

E n el más fervoroso silencio.
(Rosi Estorach)

LUGARES QUE NOS VISITAN